En este proyecto tenemos tres hipótesis principales: 1) con la arquitectura basada en claud que nos proponemos es posible medir el efecto de la ingeniería de LEGO y su naturaleza colaborativa en el desarrollo de las habilidades sociales en niños y adolescentes con Tea, 2) utilizando un robot social compañero como mediador social aumentamos el compromiso de los participantes para interactuar entre ellos y seguir la actividad como está previsto y 3) podría haber singularidades en habilidades de ingeniería y procesos utilizados por los niños con TEA en comparación con niños neurotípicos para resolver problemas de ingeniería.

Aunque existe un creciente número de investigacióones centradas en robótica y autismo, utilizar el robot como origen de datos y como un acompañante es una idea nueva. Existen investigaciones anteriores que incluyen a niños con TEA trabajando con robots humanoides (eg. NAO o KASPAR), trabajando juntos para construir robots (Wainer, 2010), hablando con el robot y haciendo mímica con el robot (Diehl 2012). Además presentamos un sistema basado en claud que acelera el análisis de cómo terapias como ésta, basada en trabajar en grupos y construyendo LEGO, cambian sus habilidades sociales, redes sociales y habilidades cognitivas.